jueves, 17 de mayo de 2012

CLASIFICACIÓN DE LOS ELEMENTOS DEL CURRÍCULO


CLASIFICACIÓN DE LOS ELEMENTOS DEL CURRÍCULO
a)  Orientadores
b) Generadores
c) Reguladores
d) Activadores o Metódicos
e) Multimedios

Elementos Orientadores.- (Fines y Objetivos) Expresan los grandes fines y objetivos de la educación, aquel punto de orientación hacia donde tiende el currículo. Por ello, definen los objetivos y fines del nivel macro y dan sentido al currículo puesto que responde a las preguntas centrales de este, esto es: ¿Qué se busca con este currículo?, o ¿Para qué?.
En el nivel macro, este elemento da origen a la política educativa. Es decir, qué tipo de persona se quiere formar. De igual modo, si formamos este tipo de persona, lo obvio es deducir que con este elemento se responde a ¿qué clase de sociedad se quiere construir?

Elementos Generadores.- (Actores Sociales y Entorno Cultural). A estos elementos ya se hizo referencia, cuando se habló de las fuentes del currículo. Los actores sociales del currículo son: el docente, los alumnos, los padres de familia y la comunidad. El entorno sociocultural e  histórico es el medio en que se desenvuelve la vida del alumno y por ello presenta el plan de demandas y necesidades de la sociedad.

Elementos Reguladores.- (Objetivos, contenidos y Evaluación). Se parte del análisis del nivel más concreto del currículo, el nivel de aula. Entonces se trata de especificar objetivos de aprendizaje en el aula y se marcan y dan sentido a los contenidos y el sistema de evaluación. Los objetivos son las expectativas del currículo, aquello que se espera alcanzar con todas las experiencias realizadas en el aula por alumnos y maestros. Estos objetivos deben ser congruentes con los grandes fines propuestos en el diseño y con las políticas educativas derivadas de los elementos orientadores.
La base teórica de referencia, en este caso, está formada por los aportes de las ciencias que constituyen los fundamentos del currículo, en este caso, por ejemplo, la sicología en sus diversos aspectos (evolutiva, general, teorías del aprendizaje,  y otros)

Luego que se han  definidos los objetivos de aprendizaje en el aula, se eligen los contenidos, o sea las informaciones, datos, conceptos, leyes, teorías, hechos, principios y generalizaciones de la ciencia; las habilidades, hábitos  y destrezas; y, las actitudes y valores que se pretende que el alumno desarrolle. Los contenidos, dice Míriam Hernández, son los elementos objetivadores del proceso, responden a la pregunta ¿QUÉ enseñar o aprender? (HERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Ana Míriam, en "Hacia una eficiencia Educativa, una propuesta para el debate", ISPETP, Cuba 1993, pág.15) .  Como puede observarse, los contenidos están compuestos por conocimientos - destrezas, comportamientos.  En la actualidad, la reforma curricular de la educación básica en el país habla con ese lenguaje.

La Evaluación, es el elemento del currículo que facilita la valoración, o (incluso) la medición del logro de los objetivos propuestos. Responde, según Julián de Zubiría Sámper, a la pregunta, ¿Se cumplió?, el objetivo, se entiende. Actualmente se habla de que la evaluación debe ser diagnóstica, es decir de inicio para decir ¿cómo se está?  y además porque se recomienda "conocer primero lo que el alumno sabe, y actuar en consecuencia" (David Ausubel). Las otras formas de evaluación, son  formativa y sumativa, conocidas en la literatura pedagógica sobre el tema. Además, en las circunstancias actuales, la evaluación ha evolucionado tanto, o mejor dicho, el concepto de evaluación ha sido revisado y contrastado con otros procesos que en las circunstancias actuales la evaluación debe ser de procesos, actores, producto y resultado. Evaluación de los impactos, suelen decir algunos (Véase, MAZACÓN CONTRERAS, Antonio, "Evaluación Educativa, Módulo Autoinstruccional y Autoformativo, Universidad Técnica de Babahoyo, 1998, pág  20) 

Elementos activadores o metódicos.-  Son las experiencias de aprendizaje y las estrategias metodológicas. Estas últimas son los métodos y las técnicas.
Bases teóricas, no solo de la escuela activa, sino también de otras vertientes  plantean y concuerdan que el alumno aprende solo a partir de su actividad y participación, lo cual le produce experiencias y vivencias para su aprendizaje. Son experiencias de aprendizaje.

En este proceso el pedagogo tiene un rol importante. Diseña, planifica, orienta y guía estas experiencias de aprendizaje del estudiante. Entonces, en este elemento se incluye el diseño de todas aquellas acciones, actividades y operaciones didácticas que requiere el proceso para desarrollar la personalidad del estudiante . No solo instruirlo (datos, fechas, nombres, y otros), sino para formarlo, bajo la dirección de los objetivos, fines, política educativa, demandas y necesidades sociales.



Desde la perspectiva de mejorar la calidad de los profesionales, se recomienda que el pedagogo seleccione experiencias de aprendizaje  en los alumnos orientadas a mejorar su relación con el trabajo, con actitudes positivas, con hábitos patrióticos y de solidaridad.
         Ahora bien, una vez que se ha hablado de experiencias de aprendizaje, es necesario averiguar la relación entre estas y las estrategias metodológicas.  Sobre este punto, Míriam Hernández dice que el Método es el elemento ORIENTADOR  del proceso pues responde a la pregunta ¿CÓMO desarrollar el proceso?. En suma, existe una vinculación íntima entre las experiencias de aprendizaje y el método (métodos, técnicas y procedimientos). Entre ellos debe existir congruencia y armonía. Los métodos y técnicas que se emplean en el trabajo en el aula (y eventualmente en actividades extra - clase) deben promover la actividad del estudiante. No solo la actividad sicomotora, en unos casos, sino su participación activa en procesos racionales y en el desarrollo de comportamientos y actitudes. Esta actividad debe ser, así mismo, congruente con los objetivos y contenidos.

Multimedios.- (Recursos y ambiente escolar). Es la infraestructura didáctica y/o pedagógica, lo decimos nosotros. Constituyen los recursos físicos y materiales  que operan el proceso de aprendizaje. Entre estos, se citan, pizarras, retroproyectores, láminas de acetato, TV, aparatos de video, computadoras, y otros.


Con todo, las condiciones de pobreza de la población y la política económica - educativa de los gobiernos de carácter restrictivo para la educación, exigen al maestro, creatividad e iniciativa para crear recursos y técnicas con una tecnología didáctica que  aproveche los insumos naturales y del medio.
Pero, además del equipamiento y recursos materiales, se precisa de un ambiente físico: el aula  y el entorno.  Este ambiente debe propiciar un aprendizaje no sacrificado. El estudiante debe sentirse a gusto, debe disfrutar de sus experiencias de aprendizaje. Para ello un pedagogo profesional debe crear un clima socio - psicológico congruente y favorable a la actividad y a la comunicación.
Como toda actividad científica,  el diseño curricular tiene leyes y principios que lo rigen. Estos difieren en la forma, según los autores, pero contienen substancialmente los mismos elementos. Helos aquí, según Bolaños et al.
a) Principio de integración;
b) Principio de secuencia vertical;
c) Principio de continuidad;  y,
d) Principio de coherencia horizontal.

El principio de integración, puede decirse también de integralidad, alude a que el conocimiento hoy implica una posición y una visión holística, es decir global, integral. De hecho, en el Diseño Curricular convergen diversas disciplinas de las que ya se habló en este Módulo, por ejemplo, la filosofía, la antropología, la sociología, la psicología, la economía y otras.
Además es importante que las diferentes asignaturas de un Plan de Estudio se encuentren interrelacionadas unas con otras, por ejemplo, las Ciencias, la Matemática, la Educación Física, para atender todos los elementos del sujeto estudiante como ser biopsicosocial. Y, a la vez, como persona y como futuro profesional. En otras áreas, se necesita la relación medio geográfico (ecología), ciencias sociales y ser social.
El principio de secuencia vertical  respeta la relación existente entre los objetivos, contenidos y experiencias que deben graduarse,  desde las más sencillas hasta las más complejas. Este principio  tiene que ver con los cursos, ciclos, niveles.

Principio de continuidad  que permite atender el carácter progresivo de los aprendizajes y la profundización que el estudiante va desarrollando en relación con el manejo de información, entrenamiento de capacidades, habilidades, destrezas, hábitos, actitudes y valores.

Este principio responde a la necesidad de llenar las expectativas y posibilidades que va presentando el individuo, como producto del proceso de desarrollo humano. (Bolaños Bolaños Guillermo y Zaida Molina Bogantes., op. Cit. Pg. 113)

El principio de coherencia horizontal que revela la congruencia entre  los diversos elementos que configuran  los varios documentos curriculares, tales como programas, planes de curso, unidades, etc.
Así mismo, debe existir coherencia entre objetivos, contenidos, metodologías, medios, formas organizativas.



Los principios del Currículo, en la propuesta  de Fraga Rodríguez, Herrera Padrón  y René Cortijo Jacomino.- (Colectivo Cubano)

a) Integración de educación e instrucción;
b) Carácter rector de los objetivos;
c) Correspondencia objetivos - contenidos;
d) Sistematización de los niveles de las carreras;
e) Principio de la flexibilidad;
f)  Principio de la vinculación estudio - trabajo; y,
g) Correspondencia Diseño Curricular y Proceso Pedagógico.

Según esta concepción, la educación y la instrucción forman una unidad dialéctica. Sobre esa unidad se constituye el proceso pedagógico que es un proceso científico.





En cuanto al segundo principio es evidente que los objetivos marcan, como brújula, a dónde se va en el aprendizaje. Según esta  teoría pedagógica,  de los fundamentos curriculares derivan  las definiciones de objetivos y de allí  se seleccionan contenidos de aprendizaje en cuando a conocimientos, procedimientos y actitudes. Estos objetivos y contenidos deben estructurarse bajo el esquema de sistemas que comprendan   niveles, cursos, ciclos.
En cuanto a los otros principios, se ha dicho ya que la educación debe propender a preparar a las personas para desarrollar su personalidad, es decir realizarse como individuo, como personas, como ser social y comunitario.
Por lo tanto aquí se involucra el desarrollo de sus capacidades para desenvolverse con eficiencia en el mundo del trabajo, con alta competencia y por supuesto al logro de este objetivo contribuye el principio de flexibilidad ya que  el  currículo es un proceso flexible, por esencia. Finalmente,   debe existir armonía entre el diseño teórico y el práctico.
Así como el concepto principios surge de la existencia de criterios generadores,
En cuanto a las leyes del diseño curricular, el Dr. Carlos Álvarez de Zayas, cita dos leyes importantes.   La primera  alude a la "relación existente entre el Problema Profesional, el Objeto de la Profesión y el Objetivo". La Segunda Ley, en cambio, se refiere a los nexos internos del proceso profesional. Consiste en la "relación entre el objetivo, el contenido del proceso y sus métodos". (Véase FRAGA RODRÍGUEZ, Rafael, HERRERA PADRÓN, Caridad y René Cortijo Jacomino, Op cit, págs 14-15)
No puede perderse de vista la estimación que  la ley, en este campo científico, es la expresión de los nexos internos y determinaciones existentes entre los objetos, fenómenos y procesos.  Según esta premisa, la primera ley  que establece la relación entre P (problema profesional), 0 (objeto de la profesión y el O (objetivo), se explica así.

El problema profesional (que tiene un componente objetivo expresado en la situación real, las necesidades que tiene la sociedad y que requieren ser resueltas por el profesional; un aspecto subjetivo, las necesidades del sujeto y su visión del problema) es la necesidad de resolver una situación de deficiencia social, de limitación social. Es aquello que se presenta en la actividad de todo profesional.
El objeto de  la profesión que comprende las esferas de actuación como aspectos concretos y visibles y los campos  de acción (leyes) del profesional. Y, si el objetivo es aquello que se pretende alcanzar, entonces  esta primera ley expresa que el Diseño Curricular  debe hacer coherentes las demandas y necesidades de la sociedad con la formación de técnicos y profesionales y su idoneidad para resolver esos problemas de la esfera profesional y transformar la sociedad. Esta ley tiene gran importancia a la hora de modelar los perfiles profesionales y académicos.
En cuanto a los efectos de la segunda ley, esta revela  que el objetivo (transformar la realidad) se concreta en un contenido (el objeto de trabajo del profesional, para lo cual emplea un Método que se resume en el modo de actuación del profesional. Para ello es preparado en la institución educativa.
Probablemente, si se analiza detenidamente, la relación educación sociedad, educación y cambio social, no solo que estas leyes se confirman  sino que el investigador puede deducir otras.




Antonio Mazacón Contreras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada